Después de pernoctar en la casa rural de Vallat y de meternos entre pecho y espalda una suculenta pierna de cordero, el fin de semana lo continuamos con este Barranco del Buitrero, un infernal barranco por lo infernal de la evolución por el mismo, salimos todos con las piernas para que nos las vuelvan a recauchutar de la de cortes y arañazos que llevábamos. Finalmente el merecido premio del baño en el rio reconfortó el sufrimiento pasado.

Barranco El Buitrero Argelita - 29 de Mayo 2016